EN UN SUEÑO

En la mente se replica,

anhelantes besos,

codiciosas caricias

y los ávidos juegos

de dos cuerpos

formando uno,

persiguiendo su sombra

en el entusiasmo del sueño,

en el tiempo de ese instante

donde surge el idilio solitario

de las palabras afásicas.

 

El insaciable deseo se encuentra

con las turbulencias

de unas emociones perdidas

en la evocación de una realidad

que es una fantasía distraída

en el segundero del momento.

 

Una brisa se desata

en los velos de la niebla

de ese sueño

que dedica el tiempo

a confundir la certeza

de un estado.

 

Pippo Bunorrotri.

4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: