ENGAÑO

Una música gemía

en las pecaminosas sabanas

donde las palabras del engaño

te llevaron,

abrumando tu tiempo

de debilidad

y robándote

la razón cansada

de tu alma abatida

por el engaño

de un amor

que encendía

tu corazón,

llenando tus ojos

de lagrimas secas

mientras lánguidos besos,

cuya verdad

era su mendaz,

rozando los barrancos

de tu cuerpo

que aun navegaba

en el lamento.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment