ESA NOCHE DONDE TODO EMPIEZA

Esa noche donde todo empieza

y nada acaba;

es noche, los dos, frente a frente

donde el reloj nos desnudo,

desnudos nos miramos

sin palabras, ni reproches,

con miradas de deseo,

olvidándonos del pasado,

deleitándonos con el presente,

nuestros suspiros

humeaba pasión,

como el aliento de un volcán.

Tus manos dibujaban caricias

en los pliegues de mi piel

y las mías buscaban,

en la llanura de tu torso ondulado

el amor escondido

en tu pecho palpitante,

mientras nuestros cuerpos

temblaban

como juncos al viento

de emoción controlada e impaciente.

Nuestros cuerpos se pegan

en el suspiro del silencio

y la sangre se agolpa

en nuestros corazones

encendiendo las mejillas

quemando nuestra vaina sudorosa,

y las llama de la pasión,

recluida en la celda de la duda y la pena,

ardiendo en su brasero

el recuerdo del ayer.

Un velo de sombras

cae sobre nuestras cabezas,

todo se borra,

nada existe,

y nuestra mente se pierde

en ese cálido mar

donde no hay horizonte,

mientras nuestros espíritus invisibles

llenan el aire de  acordes melódicos,

donde dos cuerpos se estremecen

en ese ritual de ardiente amor,

que por un instante eterno

abandonan los dioses

para ser dos mortales

que se aman con pasión.

 

Pippo Bunorrotri.

 

 

 

8 Comments

A %d blogueros les gusta esto: