ESE AYER

En los terrenos prohibidos

de la oscuridad sin nombre

escarbo hasta abrir una puerta

que me lleve al otro lado

como ángel invulnerable

de ese ayer convertido

en ese mañana

donde nadie se muere,

porque se convierte en espejo

del reflejo de un alma

con infierno y sin nombre

que sobrevive

en las semillas

de una eternidad

sin aliento

y sin tiempo.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment