ESE COLECTIVO

Tu depravado colectivo

que señalas y condenas

sin preguntar

-solo afirmas-

y luego buscas

errores y faltas,

engaños y mentiras,

para afirmar

verdades disfrazadas.

 

 

Recorres el mundo

subido en la ola

de tu propio viento

siendo el maestro

que humilla al alumno,

siendo el juez

que siempre acusa,

siendo el acusado

que siempre tiene razón

y que siempre está equivocado

olvidando el perdón.

 

En tu caótico mundo

siempre hay roles

que no se pueden tocar,

son esa figuras

de arcilla china

que la falsedad y el enredo

han tallado en el viento

de una mentira disfraza

de relevante verdad.

 

Depravado colectivo

que juzgas a uno

sin defensa

sin jurado

porque su inocencia

tú te la apropias

disfrazándola

con fingidas palabras

que lloran el olvido.

 

Hablas y hablas

con libres palabras

que condenan, sin condenar,

haciendo que al que acusas

sea más culpable

cuando hable con su libertad

convencido de su evidencia,

esa que tu ponderas

sin respetar.

 

Así es como se firman las injusticias

de los inocentes condenados,

ya que en ese tiempo de palabras

las medias mentiras son más valiosas

que las verdades sin mitades;

creciendo la arrogancia

en esos que utilizan el engaño

para condenar al manso inocente

que solo quiere discutir con respeto.

 

Pippo Bunorrotri.

 

Tags:
6 Comments

Post A Comment