ESE INSTANTE DONDE TODO SE QUEDA

Tengo las manos entumecidas

esta noche de suspiros largos,

el corazón cansado

quiebra sus latidos

en el sudado pecho

tras luchar con el olvido

en el ciempiés de los segundos.

 

En ese encuentro

entre tinieblas y destello

todo a quedado;

las penas, las añoranzas,

los reproches, los perdones,

las risas y los llantos,

sintiendo como fenecía

ese ciego que llevaba dentro,

que en la infancia creó un sueño

que ha llevado en su mochila

esperando a que su pluma

escriba el ultimo capricho.

 

Pippo Bunorrotri.

 

No Comments

A %d blogueros les gusta esto: