ESE MOMENTO

Me gustan los amaneceres

porque ellos dan luz a mi día

de anciano pertrechado

en sus recuerdos,

esos que describen

un lejano pasado amortajado

que ha escrito el coetáneo

de este anciano que evoca.

 

Camino por la orilla

de mi mar Mediterráneo

acariciando su brisa,

descubriendo sus atardeceres,

viendo como el día

se transforma en noche

notando la presencia

de mi sombra.

 

Veo como sus onduladas olas

vienen y van en el vaivén de la calma

luciendo unos gemidos

que dejan sobre la arena;

son como esos pensamientos míos

que vienen trayéndome memorias

dejándolas en la playa de mi mente

para que se desvanezcan

en la siguiente onda,

dejando el rastro

de un silencioso llanto.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

A %d blogueros les gusta esto: