ESE TIEMPO DE FILIGRANAS

En los grises atardeceres

de estos días inquietos,

la ruidosa tormenta

de la indecisión y titubeo,

sin sutilezas se desliza

por la mente,

donde peregrina

ese juicio vacio

de la melancolía,

que arrastra

una sensación extraña,

llenando el tiempo

de la nada de las horas,

robándole a la memoria

añoranzas que terminan

en los cielos abiertos

de los pesares

de mis tormentos.

 

Me pregunto

como ese vacío

puede llenar

el propósito de la nada

de este cuerpo abandonado

al desasosiego, de un instante,

de un momento álamo

que se asusta

ante el regocijo

de ese sentimiento

que se desliza

por la mente,

dejando el llanto, el lamento

de esa tardía felicidad

que llena las horas

restantes, sin tiempo,

de unas horas alargadas

de un día acostumbrado

que su fin termina

en la iluminada

noche soberana

de unos sueños

que dibujan

filigranas.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment