ESOS POLÍTICOS

Cree el político vanidoso

que el país es su pueblo,

donde de joven hacia fechorías

culpando al vecino que corría,

y con tal de ser el regidor

que rija y gobierne

el destino de su pueblo

mortificando al rival

que le abuchea;

mientras crezcan sus ahorros

con el sudor de sus vecinos

en paraísos, donde fiscales los alcance,

dando por bueno el orden del mundo

que sus fronteras rodean,

sin saber que esos gigantes,

que se llaman corporaciones

calzan botas de siete leguas

y que una de ellas

pueden ponerle encima,

convirtiendo al político vanidoso

en el titiritero mayor del reino

que no gobierna.

Ni tampoco sabe,

porque su vanidad

le nubla la inteligencia

de ciudadano honesto,

de que el destino

corre por el aire

engullendo mundos.

Estos tiempos son;

para acostarse

con la bandera

y el egoísta orgullo

bajo la almohada,

porque palabras que dialogan

exponiendo sus razones

valen más que mil ideas

pintadas en una bandera

que solo es un símbolo

que añora la nostalgia;

porque los pueblos

que no se conocen

han de conocerse

si quieren construir juntos.

 

Pippo Bunorrotri.

 

4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: