EXTRAÑAS

Guiñas el ojo

al plenilunio

de la noche,

para engañar

al tiempo

de espera,

de ese corazón

distraído;

que extraña…

el aire que respira,

que extraña…

la memoria del recuerdo,

que extraña…

sus sueños,

que extraña…

las palabras

de unos versos,

que extraña,,,

las caricias

y los besos,

que extraña tanto

que todo es extraño.

 

Por eso en el fulgor

del nacimiento del sol.

 

Te escondes

en la guarida

del silencio

para burlar

al tiempo

que lentamente

se despliega

en las trémulas arrugas

de una vida

vacía de memoria

que pretende engañar

a su destino

en su hermoso día

purulento.

 

Pippo Bunorrotri.

 

No Comments

Post A Comment