INEFABLE SUEÑO

Mi corazón se durmió

en las horas que no cuenta

de la noche apagada

y en el relámpago

de la segunda estrella,

en que agoniza el día,

despierto, al oír tu voz

y en el susurro

de mi entre-sueño

invoco tu nombre

pidiéndole

que es mirada tuya

acaricie el rostro

que languidece

para que la agria angustia

que me acompaña

en el sueño

transforme su luto

en la alegría

de una esperanza.

 

Cuéntame con tu suave voz

la belleza de la vida

de esas hora que no cuentan

en las que estuve perdido

en la zozobra de mi alma.

 

No dejes que mi pasión

se disperse en el viento

de un súbito amanecer,

no dejes que mi mirada

se quede anclada

en esa soledad olvidada,

construye una nueva morada

para este corazón herido

en tu corazón afligido

rodeándole

con cálida ternura

y haz que tu luz

ilumine mis días

saciando mi alma

con tu ardor.

 

Dejemos

que una vez mas

nuestra pasión

sea el delirio

de nuestro sentir.

 

Pippo Bunorrotri.

 

6 Comments

A %d blogueros les gusta esto: