LA DANZA DE LAS HORAS

 

Con la danza de las horas

sonando de fondo,

cubriendo con su mato

las esquinas de mi estudio,

en esta tarde lenta de invierno

donde la lluvia invita

al ensimismamiento,

rodeado de libros,

retratos de un instante

y folios en blanco

que esperan ser rasgados

por la lanza de mi pluma,

asedio a los recuerdos.

 

Amontono en mi memoria,

temores, obsesiones y manías

antes de decidirme

a anidar en la soledad

de uno de ellos.

 

De repente, uno de ellos

se precipita al vació

de la memoria

sin red que proteja

su libre caída.

 

Siento temor, en ese instante del vacío,

de enfrentarme a él

porque no sé si estoy listo

para descifrar el enigma

de ese recuerdo…

 

Porque…

todos los recuerdos

tienen un enigma

tras la máscara

de su rostro desfigurado…

el del tiempo congelado.

 

Nuca descifraras el enigma de;

¿Por qué se ha quedado dentro de ti?

Acudes a el de nuevo

para aprender a distinguir

el error del acierto,

la sonrisa de la risa.

 

Para no tropezar en el mismo error

que te ha llevado al recuerdo,

porque en el tiempo que vendrá

hay mas recuerdos

que los que has vivido.

 

Con la danza de la horas

sonando de fondo,

tu sombra dibuja en las paredes

escribiendo en tu memoria

un poema que rememore

ese instante que se llama recuerdo.

 

Pippo Bunorrotri.

 

 

No Comments

A %d blogueros les gusta esto: