LA DICHA

He visto a la felicidad

aullar en los sollozos

de la noche trémula

y perderse gritando

en el umbrío bosque

de la angustia

donde los días pasan

en el amargo silencio

de un profundo llanto

olvidando rostros y nombres,

que un día sostuvieron

la sonrisa de la mirada

conduciendo a los sueños

por el fugitivo manto

de una vida sedienta de dicha

y que se han transformado

en el reflejo engañoso

de unos recuerdos

de aquel reino perdido

entre la hiedra de los lamentos

donde habitaron las edades

de una felicidad

que fue dicha

y ahora es

doliente desencanto.

Pippo Bunorrotri.

 

Tags:
No Comments

Post A Comment