LA ENVIDIA, EL ODIO

La envidia, el odio

pervierten la mente,

violan el pensamiento,

laceran el cuerpo;

son mudos silencios,

son ciegos misterios

que caminan separados

sin hacerse favores

teniendo un mismo objetivo.

 

Donde ellos moran

la felicidad huye,

la paz se entierra

y el caos gobierna;

el tiempo del dialogo

camina por las sendas

del remordimiento

recogiendo lo perverso

de lo que termina

con dolor y muerte

guardando en secreto

el ciego rencor,

convirtiéndose

en la carga eterna

de un destino.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

A %d blogueros les gusta esto: