LA ESPERA EN TINIEBLAS

En el tiempo indefinido

de ese instante perenne

en la memoria sin esquinas

donde las sombras

de esa sutil ignorancia

se pasean por el vacío

del cero, donde

la esfera de nácar

que cuenta sus latidos

es una pálida luna

sin escena.

 

Ese indigente instante

que la ternura acuna,

desnudo de mascaras

sin rostro, sin miradas,

de otro tiempo

donde la angustia

firmaba añoranzas,

sin bocas que pronuncien palabra

porque se han perdido

en el canto de las campanas

de un campanario sin gloria.

 

Cobija en tu regazo,

invidente alma,

a esa duda

que escarcha fuego…

¡abrázalo! sin fuerzas,

abraza con dolor

tu rabia del temor

y  muéstrele los latidos

de tu mundo sin sombras.

 

¡Tu conciencia!

donde el remordimiento

muestra el recato

de ese futuro

en tinieblas,

dile que sus suspiros

son olas de mar

que humedecen las palabras

de una vida que prosigue,

sin importarle

la espera, ni las tinieblas.

 

….Ese sudoroso instante

donde el momento

es el vació de la nada,

el destino se acurruca

en la celda del sigilo

donde el sosiego

es desvelo.

 

Pippo Bunorrotri.

 

4 Comments

A %d blogueros les gusta esto: