LA HABITACIÓN DE AL LADO

En el laberinto

de noches sin sueño

un silencio reservado

con brisa templada

te ayuda a encontrar

ese pensamiento escondido

en los arbustos del barranco

de la sospecha,

donde el apodíctico

cuestiona el sentir

del alma mutilada

en el devenir

de las horas muertas

y el misterio

que la oscuridad

envuelve en su enfaldo

se vislumbra

en el reflejo mudo

del tímido titubeo

del corazón

que pinta la felicidad

en la penumbra

de la habitación de al lado.

 

Pippo Bunorrotri.

 

2 Comments

A %d blogueros les gusta esto: