LA LANGUIDEZ DEL ALMA

En la ciudadela del alma

tengo encerrado el dolor

de los días de mi sino,

los suspiros son gritos

de revancha,

mas el desafió

es odio quemado

cuyas brasas

carbonizan las entrañas

ahogando toda esperanza

de un nuevo latido.

 

Soy el carcelero

de un dolor

que cada calendario

avasalla el pensamiento

reclamando desquite,

haciendo que note

en mi carne doliente

los latigazos de una vida

que me mata

y me da aliento.

 

Percibo como mis lágrimas

tratan de lavar mi angustia

regando el campo de dudas

donde crece el temor y el recelo

de lo que no puedo entender

quisiera poder borrar

la pena de la historia

de mi sino,

más no puedo callar

los suspiros

de un dolor

que grita.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment