LA LAPIDA

En una lapida de piedra,

de un desdeñado cementerio,

esta el anuncio

de la crónica de una vida,

que obstinada hilvanaba

los recuerdos de unos huesos

de una figura sin mascara.

 

Solo es una piedra cortada

que en su inscripción recoge

la memoria del sino de los días

de una silueta, de un rostro,

de una mirada, de una sonrisa

de una voz apagada

en el anfiteatro

de los derrotados.

 

Inerte testigo

de su propio juicio final,

ese que hacen las sospechas

de los recuerdos de otros

matizando las intenciones

de una vida,

suspendida en las estrías

de ese tiempo consumido

que aun vibra

en los vértices

de su linaje.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment