LA MONEDA DEL TIEMPO

En el canto pulido

de la moneda del tiempo,

me detengo en el descuido

de ese nómada,

con valor y sin valor,

que tambaleante rueda

en el desierto de la mente

enfrentándose a la reflexión

del crepúsculo del día a día;

ese instante fugaz que pasa

en el silbido del viento

en el atardecer otoñal

del día que termina,

o en el velado sonido

de una lluvia que sofoca

los gritos de un día,

gravando el silencio

en la planicie de una piel

donde ruge el remordimiento

de unas dudas asustadas.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment