LA NOCHE

Cuando la noche,

es noche,

la lánguida

oscuridad

estira su manto,

para que acaricies

el horizonte

de ese placer

que te viste

de infinito.

 

Cuando la noche,

es noche,

y la lánguida

oscuridad

pinta de negro

la soledad,

es la hora intima

de susurros y recuerdos,

de encuentros suspendidos

en la imaginación del momento,

de magia,

de encantos,

de eternos besos,

de sublimes caricias,

de males emborronados,

donde una figura –sin rostro-

acaricia tu terso rostro

y una sonrisa

se dibuja

en tu mirada.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment