LA OTANANZA

La nebulosa de una fina colina

dibuja el plomizo cielo

de un otoño apagado

y unos ojos entornados

miran la otananza

de la lejanía.

 

Su confusa mirada

entrecierra los parpados,

sobre su mente errante,

y en la duna

indecisa del tiempo,

una figura sin rasgos,

sin trabazón,

ni coherencia definida,

indecisa se muestra

entre los apilados cuadros

de recuerdos del pasado;

es la máscara agrietada

del futuro indefinido.

 

Es entonces, cuando

la ciega legión

de fantasma

acuden en tropel

a la vacía mente,

reclamando

el rígido lienzo,

donde ser grabadas,

mientras la nebulosa colina

emborrona los gemidos

de una realidad

desconocida.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment