LAS SOMBRAS DE LA MEMORIA

En el infinito mar

de una mirada perdida

en el plúmbico horizonte

de la añoranza,

los ojos abrazan

con vehemencia

el abismo pedregoso

de su secreto,

ese donde el alma

se balancea sin susto

en las olas silenciosas

de la abandonada soledad

que hipnotiza la tristeza

de esa mente silenciosa

que voces suprime,

adormeciéndose

en los rostros

de las sombras

de la memoria

que peregrinan

en la senda

de la evocación.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment