MI CORAZÓN

En la pasión

de un beso,

en el deseo

de unas caricias,

en la sonrisa

de una esperanza,

mi corazón

comenzó

el latido

de la vida.

Cuando fui joven

el convulso latido

se acelero,

cuando como hombre

caminaba

el latido

su pausa ejerció,

y ahora

que el tiempo

envejece

mis arrugas,

mi desgastado

corazón

arrastra

sus latidos

sin dejarme morir.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment