PENSAMIENTO

El pensamiento habita

en el océano

de mis tormentosos días

y en el oscuro incorpóreo

de mis noches,

sometido al duelo

de unas lagrimas calladas

nacidas en el olvido,

del olvido,

sobre la playa

de mi océano.

 

Trémulo y abatido

mira el universo

viajando por mi interior

en testimonio de su rebeldía;

porque es su propio enemigo

condenado,

porque es la culpa impuesta

y desterrada,

porque es verdugo

y víctima,

porque su saciedad

no tiene limites,

coexistiendo en el incesto

de padres e hijos

en ese océano

que no tiene playa.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment