POCO A POCO

 

Poco a poco el tiempo se desgasta

tras las ventanas del amanecer,

que ensayan las escenas

de un teatro sin platea

con diversos escenarios;

terrazas para sudar,

para cantar,

para bailar,

para aplaudir,

para hablarle al silencio,

para mirar ese mundo

encerrado en la quietud

de las distancias,

para esas risas

que se desvanecen

en los sueños

de una noche.

Para esos momentos

sin esparcimiento

que cuentan muertos y contagios

de la historia de un universo

desgastado y agotado

de los ridículos lamentos

de una política estrafalaria.

 

Poco a poco, las mañana entran

en el proscenio de unos días

sin jardines, ni avenidas, ni terrazas

donde matar el tiempo,

días de nubes y sol

sin abrazos,

de frías noches

congelando deseos,

donde las caricias

están escondidas

en los pliegues de los dedos,

donde las miradas

se mueven de un lado a otro

cansadas de mirar

ese gris perpetuo

que se ha instalado

en el patio

del teatro de la vida

sintiendo como el corazón se rasga

por esos héroes anónimos

de un destino

que se van sin un adiós.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment