SE ESCAPA EL VERSO

Se escapa el verso

en el desierto del poeta

jineteando en el viento

de la agonía de la noche

en el rastreo de un poema

que comprenda el sin sabor

de su soledad.

Las palabras son estrellas

del frío desierto, que ilumina

ese segundo de inspiración

que marca el ritmo de las horas

de un poema

que nace desnudo

en el vació de la nada.

Con el primer llanto de la estrofa

empieza a formarse el cuerpo de un verso

que deja su inmadurez en el pareado

de un asimétrico quinteto

convirtiéndose en versos libres

de un poema emancipado

que dice lo que siente.

Se escapa el verso

entre los dedos del poeta,

que mira el presente,

hasta un mañana

mirando el ayer muerto

en la estela del hoy

que termina en la alusión de la noche.

Se escapa , en el canto del tiempo

que el poeta tarde en alinear

los astros de sus pensamientos

creando un eclipse de luna

que haga brillar

la metáfora de la vida

en la mirada que lee.

En la media noche de la luna

que camina el poeta en su retiro

se termina la composición bucólica,

acicalándose en el escarpado espejo

del destello del poeta

preparándose para salir a la vida

que corre tras el tiempo.

 

Pippo Bunorrotri.

 

6 Comments

A %d blogueros les gusta esto: