SEÑORA

Miro con soberbio desdén,

como tú, señora,

orquídea de mis deseos

concebida en el invernadero

de la pasión de mis anhelos,

nacida en el amor loco

de una tarde de primavera,

como la flor más bella de la tierra,

me miras con la esquivez de tu mirada.

 

Miro señora mía

la fascinación

de tú mirada,

el misterio

de tú sonrisa,

que me han atrapado

en el enigma

de mi sigilosa vida.

 

Mire señora mía

me gustaría escaparme

en esa libertad inventada,

pero no me atrevo

por miedo a perder

el dulce encantamiento

de mi locura por vos, señora.

 

Señora mía, ahora eres dueña de mi vida,

tienes la llave de mi corazón,

abre su puerta

y adelantate hasta su cenobio,

siéntate y escucha mi alma,

ella te hablara de mi en tu silencio,

deja que tus parpados se plieguen

en el susurro de mis palabras,

haré que el beso de mis labios

te enseñen el amor.

 

Pippo Bunorrotri.

 

Tags:
2 Comments

Post A Comment