SIN CALENDARIO

De los días

de mis deseos

ya no quedan

hojas de calendario,

de los recuerdos

solo quedan

los silencios

de sus secretos,

pululando

como fantasmas

distraídos,

en la penumbra

de la memoria,

llena de claro-oscuros

que revelan

las mudas palabras

de aquellos ayeres

que escuche

de mis deseos.

 

En el sonido

de su entonación

busco al hombre

que en aquel tiempo

caminaba despejando

la oscuridad de su pesar

y en el ahora inmediato

de las horas cansadas,

en que las hojas

del calendario

han caído al vacío

de los pesares sufridos,

el reflexivo pensar

ocupa el tiempo

de su penumbra.

 

La noche

no me da miedo

y sus misterios

los miro con atención

escuchando sus silencios

llenando la vacía melodía

de un antaño añorado

que me mira

de soslayo y distante

con el velo

de quien es diferente.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment