TE FUISTE

Te fuiste en las horas

de una tarde cualquiera,

en el anuncio de un suspiro

y su frió viento

cristalizo la lagrima

que paseaba

por el pálido jardín

de tu otoñal rostro.

 

Dejaste evocaciones

quebrando corazones

desamparados ante

la indiferencia

de un mundo repudiado…

 

la ambigüedad, el enredo

que tanto deplorabas

llenan de sombras

las horas de los días…

 

solo tu memoria, madre,

me consuela

y fortalece

en este mundo

de narcisistas.

 

Has sido el sedimento

de una vida apasionada,

entrañable con los días

de esos que lloraban

mostrándonos el coraje,

ese que te enfrento

a esa enfermedad

que consumía las horas

de tus tardes..

 

esa enfermedad

que ha ido ganando

las batallas

de esa guerra

que tu sabias

que tenias perdida…

 

tú no abras ganado

esa estéril guerra,

pero yo he ganado

una estrella

que ilumina

la penumbra

de la senda

de mi vida.

 

Pippo Bunorrotri.

 

8 Comments

A %d blogueros les gusta esto: