¡Tú!, mortal que corres

en el tiempo que dispone

la ventana de tu vida.

 

De la alegría

al dolor pasas

en el soplo

de ese segundo rápido.

 

La inocencia de tu infancia

se esculpe en el barrunte

de un sollozo loco

llegando esos momentos serenos

que escriben

vagos recuerdos.

 

En el aquí de tu vida

tejes una red de ansiedades

que inútil retuercen tu alma

desgastando el corazón

acechando la derrota

de tu mente.

 

¡Tú! Mortal que corres

en el tiempo que dispone,

eres la voz de la tierra

y la ventana de tu vida

es tan tuya

porque tu destino

te pertenece.

 

Pippo Bunorrotri.

No Comments

Post A Comment