ULTIMO GRITO

Aturdido, con el rostro

adsorbido por la penumbra

de la luz apagada,

pienso en tu último grito,

-hijo de la pasión de un momento,

del deseo de un instante,

del sueño de un destino,

del silencio de un amor que duele-,

ese que no quise oír

y cada vez que lo pienso

mi memoria me traslada

a aquel tiempo sin hora

en que hablamos

sintiéndonos padre e hijo,

hijo y padre,

separados por el silencio

de una distancia despreocupada

y de una altivez desconfiada…

 

…pienso en aquella juventud desgarrada

de un padre acongojado…

 

Aturdido… ¡sí!

por la rasgada angustia

de unos recuerdos

donde la alegría

era felicidad, y ahora,

en el presente del hoy,

solo son momentos de delirio

de unas lagrimas que extrañan

la sonrisa y la voz

de un hijo infante

-que pinto recuerdos en la memoria-

que sangra y llora

por el desgarro

de una vida perdida.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment