UN ENCUENTRO

Caminaba bajo la lluvia,

inclinado sobre mi ovillo

y encogido en el repeluzno,

hacia el encuentro

con tu sombra,

y en el destello

de una gota

vi tu reflejo,

de la misma manera

que aquella primavera

en que mi mirada

tallaba tu figura.

 

Me senté en el banco

que guarda nuestro recuerdo,

ese que las sombras de los arboles

paraguas forma sobre la grava,

intente acariciar tu rostro

pero tu cara

en el aire se diluyo

quedando  mi mano

en el silencio

de la espera.

 

La lluvia su tintineo detuvo

y en su eco percibí

el sonido de unos pasos

sobre la arena y la grava,

pero solo era

el crujir de tu recuerdo

que vino a decirme

que quedar no podía.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment