UN TIEMPO LENTO

En los ojos cohibidos

del cielo bullicioso

donde el sosiego

es una sedentaria nube,

mi corazón siente

el latido del tiempo

y mi alma nota

como el miedo es abatido

por la zozobra,

ante el sirimiri de la muerte

que impregna mi mente fatigada.

 

Los suspiros del corazón

blanden la mirada desconcertada

ante la esperanza de obtener

un tiempo lento

para ordenar el manantial

de evocaciones

que acaricien el rencor

de un viejo padre.

 

Pippo Bunorrotri.

Tags:
No Comments

Post A Comment