UNA MÁSCARA

Agotado en el patio

donde la lluvia chapotea

la ostentosa mascara

que no conoce ni el viento,

ni el sol, ni la brisa marina

mira embebido en su mente

como una gota de lluvia

llena de pétalos muertos

la ojiva de su dicha.

 

En la hora

en que el día termina

y las campanas del campanario

anuncian la noche, la máscara,

en la gota de lluvia

refleja los pesares

de ese vacío suyo, dibujando

en la sombría mente,

como esas emociones esperadas

son arrojadas al laberinto

de una vida real

que no es un sueño

ni una máscara vacía.

 

Pippo Bunorrotri.

 

Tags:
No Comments

Post A Comment