VERSOS SIN NOMBRE

La noche me despertó

en el segundo tañido

de la monótona campana

que anudaba la hora

en que los gatos se aparean

y los hombres y mujeres

cuentan suspiros.

Intento dormir de nuevo,

mas el sueño se revela

en el desvelo del último tañido,

aguijoneando la imaginación;

ese toro bravío desbocado

que ciego corre

sin control.

Por matar el tiempo de la oscura noche,

donde el maullido resuena

y el suspiro acaricia;

decido escribir

cualquier cosa sin título, ni nombre

que justifique el escrito

dejando volar la pluma a su capricho.

Escribiendo unos versos

sin métrica, ni ritmo aparente,

libres como el viento

que mueven las hojas de mi jardín,

que miro desde mi ventana

luminosos, transparentes y silenciosos

como las gotas del roció de la noche.

Versos que no conozco,

ni corrijo en el tiempo,

porque son hijos

de una imaginación

desbocada que no duerme

buscando el nombre

de un poema de la noche.

De cualquier forma o manera

cuento con vuestra imaginación,

queridos lectores de versos sueltos,

para hacerme entender

en este borrador de palabras

que pretenden ser versos libres en el viento

que algún día terminen por ser

un poema con métrica y rima.

 

Pippo Bunorrotri.

 

No Comments

A %d blogueros les gusta esto: