CAPÍTULO IV   «El paso del tiempo nos aprisiona, no en una celda de hormigón armado, sino en una de esperanzas rotas y tragedias imprevisibles, cuán grandiosa sería entonces la oportunidad de volver, pero al hacerlo no nos estaríamos enfrentando al Tiempo, sino a nosotros mismos, porque...