Entre tumbas se consume el lamento de unas tinieblas que tempestad y tormento trajeron el destino de un día, evidenciando la desolación de un mundo que corría en la frustración, que en la decepción deplora. El rencor del cálido latir de un corazón que bombea golpes; mas allá de las ciegas mascaras, mas allá de...

En el amanecer de este día de onomástica, frente a ese mar que acuna los sueños, su cálida brisa limpia las lagrimas de ese rostro enamorado que acaricia en su sueño ese deseo que vibra en la sinfonía del silencio bajo unas estrellas mudas.   Puede ser que sea el momento, de ese instante en el tiempo en que...

Miro con soberbio desdén, como tú, señora, orquídea de mis deseos concebida en el invernadero de la pasión de mis anhelos, nacida en el amor loco de una tarde de primavera, como la flor más bella de la tierra, me miras con la esquivez de tu mirada.   Miro señora mía la fascinación de tú mirada, el misterio de...

Querido destino: Hoy escribo esta epístola en mi diario como misiva de mis días ladinos y sinceros; lo haré con  metáforas, esa figura, esa rareza estudiada, que refleja lo efímero de los instantes de esta vida mía, para que en el tiempo de mi ausencia responda a esas preguntas que guardas en tus secretos.   En mi...

En mi boca navega el sabor de tus labios con la vela desplegada del aroma de tu rostro. El calor de tu cuerpo arde en mi alma como lava calcinada recorriendo mis venas hasta este corazón mio que duele, mostrando los gastados latidos de ese amor mio por ti, porque te amo hasta morir que es lo que quiero.   Pippo...

Tu depravado colectivo que señalas y condenas sin preguntar -solo afirmas- y luego buscas errores y faltas, engaños y mentiras, para afirmar verdades disfrazadas.     Recorres el mundo subido en la ola de tu propio viento siendo el maestro que humilla al alumno, siendo el juez que siempre acusa, siendo el acusado que siempre tiene razón y que siempre está equivocado olvidando el perdón.   En tu...

Estoy en ese destino que la vida ha descrito en el arrugado pergamino de mi tiempo corrido sintiendo en el animo como las olas del sentir, leves rompen en el acantilado de mi silencio.   En el letargo de las horas el altivo orgullo del poeta mira los tristes y exaltados latidos de su corazón que anhelan la luz de...

En el eclipse de mi tiempo confinado, por el miedo del destino, pasan héroes de chanclas y zapatillas, monstruos confabulados con el viento y el tiempo de las horas perdidas, rostros enmascarados que trafican con el sol, fatuas mascaras vacías que de blanco pintan la luna, siluetas que emborronan recuerdos, formas que emborrachan el tiempo, cielos y...

Naciste mujer fuiste joven rebelde, fuiste amante, fuiste madre, y eres compañera en la fría vida incolora de este hombre que te extraña cuando no te tiene a su lado, que te quiere en silencio hasta cuando duermes en el suspiro de su sueño.   Pippo Bunorrotri. https://youtu.be/khRaa_WW9xk...

Me cautiva tu presencia porque sabe escuchar los tenues sonidos de los mortecinos pasos de mis silencios.   Me complace que tus ojos perfilen mi rostro buscando ese rincón donde el misterio es un te quiero.   Me gusta cuando tu mirada me besa con mesura en la soledad de la muchedumbre y en la quieta soledad de la noche del...

La noche helada de mi oscuro sueño me sentí un extraño embutido en un cuerpo misteriosa silueta, a mi alrededor el tiempo se detuvo escuchando el singular jadeo de unos segundos confundidos.   Tenía miedo, “¡que buscas aquí!” exclamo inconscientemente la voz muda de mi mente mientras el miedo bestia mi figura dibujando el rostro del recelo.   Una apagada luz perfora la oscuridad y...

Muda se vuelve la voz de un pueblo que protesta con razón y sin razón del todo, en este presente de prisas, apariencias y desconciertos.   La ciudad se encierra en un extraño sigilo donde los ruidos son sosiego y las voces de los niños solo son susurros del ayer sin tiempo.   El lamento del joven es un encierro esperando el...

Hay días que mueren persiguiendo tu sombra, otros corren alocados a tu lado, mostrando el jadeo de tu cansancio y otros en la deriva se pierden muriendo en el olvido.   En los años de tu existencia hay días dolorosos y alegres matutinos que retroceden en el tiempo haciendo que escribas un poema libre que los recuerde en sus días de tormenta donde...

Cuanto misterio encierra la muda conversación loca del silencio y la soledad que sonríen ante la curiosidad de su combate, donde sus encantos mudan en el arrojo de la certeza y el artificio. La certidumbre, ese mago del desconcierto, que hilvana esa muda conversación, golpea el sentir de la historia que te abraza disfrazando la verdad con la mascara de la mentira.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/lqk4bcnBqls...

Llueve en el silencio del tiempo quieto y las gotas de lluvia rompen el sentir de un instante triste y cansado de estos días de espera donde las almas respiran desesperación, porque sus sueños se han interrumpido en el paréntesis de lo indefinido. Llueve en el silencio de la demora, esperando que las gotas de lluvia riegue la esperanza de estas horas de desconsuelo.   Pippo Bunorrotri. https://youtu.be/VlUxJH_XNPg...

Poemas muestran donde el mundo refleja la otra orilla de su océano, donde el tiempo golpea el arrecife del arrepentimiento de unos días sin memoria pensando en la última vez que el sol tatuó sobre su espalda el incomprendido caos, ese que llena de instantes de amargos pesares momentos de sonrisas imperfecta de caídas pluscuamperfectos.   Pippo Bunorrotri. https://youtu.be/ho9rZjlsyYY...

Hoy el retiro, la clausura, el aislamiento, se imponen en la cartuja del destino; el murmullo del silencio cabalga en el viento extendiendo su manto en todo el universo; incluso en esta ciudad, donde romanos, moros y cristianos, su historia pintaron, donde tradiciones de historia llenan de música, ruido y colores los pesares del presente de esta ciudad...

Espero en silencio aguardando lo que extraño: Tu sonrisa alargada. Tu dulce mirada. Tu voz aterciopelada. Tu caricia indefinida. Tu abrazo sentido… aunque solo sea ese momento de pestañeo en el que tu presencia es un dulce pellizco que intriga al pensamiento y la caricia de tu abrazo el olvido del tiempo.   Espero en silencio aguardando lo que extraño: Tus palabras enlazadas. Tus silencios pronunciados. Tus ausencias silenciosas. Tus mudos...

En el silencio de la noche grito en un sueño, con la boca cerrada, a tu sombra que se gira y sonríe mostrando tu hermosura, que en el lienzo azul del cielo, resplandece ahogando su pena en el mar de lagrimas de ese mañana que amanece en el despertar mostrando su sol de esperanza.   Pippo Bunorrotri   https://youtu.be/j82A2V1G_O8...

En la isla otoñal de mi tiempo, las indecisiones mueren empujadas por el viento en el envejecido acantilado donde los largos y húmedos besos se ahogan en los cálidos muslos de un recuerdo, mientras sonriendo saludo con la mirada desde el ventanal de la esperanza eterna el adiós que se encuentra en el bulevar del olvido.   Pippo Bunorrotri. https://youtu.be/5zr_o-_PsgQ...

El pánico camina por las calles solitarias de una ciudad desahuciada, en el cielo sus nubes corren en la calma del viento contaminado. La luna ilumina el sobresalto turbado de unas figuras recortadas, en el paisaje hediondo de una ciudad indolente, que huyen del temor de la infestación de la pandemia que perturba la aprensión de unas siluetas confusas, que en el tiempo su...

En el parpadeo de un sueño vuelvo a colocar el cielo y el mar, en ese tiempo del deseo, ordenando mi pasado con la lucidez del hoy y la erudición del mañana, corrigiendo los reproches, omitiendo los errores que subrayo en la memoria, comprobando mis pesares, sometiendo mis tormentos, dejando que mis lagrimas llenen la laguna de mis...

Eres la silaba apagada que deshace el hechizo de mis palabras enredadas en su cautela evitando mostrar las grietas de mi alma que cicatrizan con el viento helado de la dialéctica.   Eres ese fonema que discute entre el mar y el cielo, enfrentando las olas con el viento, rasgando los sofocos de mis días de ensueño arrojando sombras de un ayer regenerado.   Eres...

Sedente en el raído sillón de mis confesiones, torturas y penas miro por la galería de mis contemplaciones la imagen de un mundo en mi vida.   Veo el cielo turbado, el sol oculto entre la borrasca que se acerca en el viento tintine-ante que mueve las hojas de un otoño decadente donde el mar ruge con su tormenta desbocada.     El pensamiento...

Quédate… en el silencio de un beso.   Quédate… en la promesa de un sueño.   Quédate… en el día dividido.   Quédate… en la tormenta de un amanecer.   Quédate… en el oscuro abrazo de la noche.   Quédate… porque la esperanza existe y los sueños continúan.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/GoDzWQongJI...

Privado de mi voluntad estoy porque ya mi vida mía no es, sino de la pena de un destino desgastado… soy un ciego en el oscuro pozo de la tristeza… vivo para mi muriendo en la amargura de la condena de un perdón que fatiga.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/JO4s7yjFjdM...

Apóstol de la muerte que te silencias tras las tinieblas de mis miedos y en los cuchicheos de esa oscuridad tuya me recuerdas aludiendo mi nombre, reclamándome el silencio del latir de mi corazón para que mi alma detenga los pasos de su azar, convirtiendo mi silencio en un llanto vespertino.     Apóstol de la muerte príncipe y bufón de las tinieblas, impones tu voluntad sometiendo la...

La dama del nudo silencio de la historia del tiempo, esa señora sumisa que contaba los días, esa mujer que en las horas escribía el sentir de sus latidos con mudas palabras que escondían sus penas, esa hembra que del silencio hizo virtud, y de la soledad mentira piadosa, esas mujeres que sin reparo en sus vientres vidas...

Un frió latigazo recorre mi ser, al poner honda voz cascada por la pena, a lo que se aloja en mi gastado corazón obviando los pálpitos de la calle.   Se lo que la gente espera, se lo que su viento lleva, se lo que siente este corazón, se lo que anhela esta alma que quisiera poder olvidar, que...

Atrapado en el brillante silencio de las tardes demoradas donde la mirada se arruga al ver en el horizonte el majestuoso trote del caballo blanco de esas emociones que hacen crecer sentimientos sin sombras que engendran juegos congelados en el cuadrante de un día con su noche.   Emociones que rodean a la aurora boreal de una realidad que vaga, como bohemio...

En esta tarde festiva de este otoño paradójico de rezos, llantos y pensamientos, el tiempo despacio se hace viejo, envuelto en los velos del silencio y yo, que nací en el tiempo con el que me voy haciendo viejo disolviendo los recuerdos en los nebulosos amaneceres de un presente esperanzado.   Bajo el manto de ese tiempo han combatido cuatro...

Moriré solo en la trivialidad de un día, sin la razón de una causa que lo justifique, amortajado en la compasión de un Zendale descansare, entonces, en el enguantado ataúd de las horas definidas donde, lagrimas y lamentos despiden el tiempo.   El amor llora a solas con la cara en la almohada a la muerte del amado, la muerte, la muerte ese termino de...

No soy el mismo de ayer, ni el que en el ayer con ilusión soñé ser, hoy soy el que el tiempo me enseño ser y el que mañana puede ser que sea el sueño de hoy, que carga con el dolor de deudas pasadas y de lagrimas mal derramadas en las noches mal solventadas donde...

Me gustan los amaneceres porque ellos dan luz a mi día de anciano pertrechado en sus recuerdos, esos que describen un lejano pasado amortajado que ha escrito el coetáneo de este anciano que evoca.   Camino por la orilla de mi mar Mediterráneo acariciando su brisa, descubriendo sus atardeceres, viendo como el día se transforma en noche notando la presencia de...

Hoy te doy las gracias: Porque puedo contar contigo Porque me has apoyado Porque me has cambiado Porque me has tranquilizado Porque no me soportas en las mañanas Porque me escuchas en las noches Porque me comprendes Porque te necesito Porque me necesitas Porque me elegiste en la espontaneidad Porque estás ahí cuando caigo y cuando el...

Una ventana frente a mí muestra las grietas de tu mirada, mientras un beso, cotidiano, se dibuja en el vidrio esperando en su sopor la nítida transparencia que no llega.   Solíamos ser espejo y reflejo al que acudíamos para comprobar el presente reafirmando el pasado corrigiendo el futuro, ahora solo somos un espejo roto y un reflejo quebrado apuntalando el dolor...

El viento se lleva las estrofas de los poemas de este mudo trovador que desde la penumbra de su fría cripta, mira el mundo con su justo rostro y su presuntuosa ilusión, queriendo curar con el ungüento de sus palabras embastadas las heridas de un mundo que sangra por las mentiras de sus verbos y adverbios donde el...

La envidia, el odio pervierten la mente, violan el pensamiento, laceran el cuerpo; son mudos silencios, son ciegos misterios que caminan separados sin hacerse favores teniendo un mismo objetivo.   Donde ellos moran la felicidad huye, la paz se entierra y el caos gobierna; el tiempo del dialogo camina por las sendas del remordimiento recogiendo lo perverso de lo que termina con dolor y...

Aquí está la mascara tras la que se oculta un rostro sin maquillaje con su verdad, que no sirve de nada, porque es un infierno mostrando una vida de sorpresas inesperadas, viviendo inquietudes en sudorosas tardes entregadas, en absurdas necesidades de orgullos calculados donde no hay preguntas y si emociones fraccionadas de momentos que se pierden en las miradas, de un...

Cuanta nostalgia encierran los recuerdos de ese viejo que contempla ensimismado el rompeolas de las horas en el espigón del tiempo, de aquel niño de cándida mirada que desde la cima de la colina contemplaba el mundo tatuando sus sueños en el viento.   De aquel cándido niño que se hizo viejo caminando por los pedregosos caminos de un mundo...

La precisa sonrisa, esa quebrada línea que dibuja el sentir, que disfraza engaños, que acicala alegrías, que compone mudas sinfonías, que hiere y se burla del pensar del que dice que no siente y que ilumina la ceguera del que no ve porque no mira.   En la línea de la boca nace una sonrisa, como en la quebrada de una cima, que...

En este invierno de añoranzas congeladas en la fría memoria, los ojos gotean lagrimas saladas de un mañana que te hace pensar en el aire fresco de esa primavera que trota por la mente hacia ese deseo que tu conciencia espera bajo la lluvia de unos suspiros que abrazan el recuerdo de una marga tristeza que te dejan en silencio y vació...

En la luz sin forma, ni color definido, el día viaja deleitándose, con su atemporal cadencia, donde las sombras aparecen reclamando sus formas, desapareciendo tras sus mascaras en el alba del amanecer, comenzando las figuras que dibujan sombras en la transparencia de la luz a avivar ilusiones y esperanzas que puedan formar decepciones en ese absurdo futuro de sombras y transparencias y luces sin fondo, donde las creencias son simples percepciones en las...

Un viento gálico nos sacudió aquella tarde de retrasada primavera en que repentinamente el sol se emborrono en el diario de nuestro devenir posponiendo el sentir evaporándose en ese instante aterido ese sentimiento que había unido nuestros momentos.   Nuestros corazones conocieron la angustia enfrentándonos a la soledad y al dolor y en la fría niebla de nuestro solitario ir y venir esconde el enigma de nuestro futuro dejando...

El lento cielo de esta mañana se pinta de gris escarlata y en las tranquilas horas del día que se perfila sufre el silencio de esa plomiza penumbra que profetiza lluvia y un tiempo cavilado en las noticias que cambian el rumbo del que escucha preparándose para hablar en ese día que cambia las prisas por el pensar lamentando...

Una gaviota con su vuelo rasga el fino visillo de mi pensamiento de ese instante sin tiempo llenando de sombras el diario de la crónica de una vida atrapada en la larga telaraña de preguntas sin respuestas.   Las bizarras golondrinas su blanco pecho muestran y sus estiladas alas, blanco y negro, negro y blanco agitan con acorde vaivén en...

¿Qué será de las inocentes sonrisas? aquellas que se adentraban con su alegre espontaneidad en los lóbregos bosques del misterio resplandeciente de una fantasía infantil que caminaba inexorablemente hacia la sombría realidad adulta.   ¿Qué será de aquellos sueños? que desaparecieron tras el humo de un fuego que un relámpago prendió en el zarzal de la tupida...

Hoy el cielo a nacido con su alborada comprimida y sobre la ciudad las nubes embolsan las lagrimas del perdón de un día con las que lavar el rostro de una ciudad que consume el dolor de un caos que dibuja extraños garabatos en los sueños de los rostros que caminan de la mano en ese tiempo que se hace historia persiguiendo ese...

En el desfile del mal entendido las palabras de disfrazan y las silabas se encogen en la penumbra de los soportales de los silencios, mientras el sonrojo golpea las paredes de las vagas ideas, la verdad se degrada como el arco iris ante el sol y el ansioso engaño se acostumbra a ese cielo que le permite exhibirse como verdad como mentira trajeada.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/5Gww3bczK28...

En el continuo desconcierto de ir hacia el anhelo y volver hacia la confusión, reescribiendo en el pentagrama de la fatiga ese sinfonía de palabras, de la lengua muda, pensando en ese sueño que en el amanecer se escapo sin esos momentos de ensueño, que viven en el invierno sin hojas de tu pensamiento.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/BKezUd_xw20...

Con él compartí en el desierto del tiempo juegos, celos y traiciones, fiebres de amores y días de enfermedades donde el desconsuelo era sonrisas de alegría.   Por él, verdades oculte mentiras firme, engaños fingí y realidades disfrace con perfumes y ropajes que su perfil engalanaba.   En el lento espacio del engaño, avanzo la muerte de una ciega amistad donde yo era el...

Debes reparar los sueños deshilachados por los llantos de su rebeldía, ahogados en la lagrimas de sus silencios.   Deja que sus mudas palabras, pronunciadas, sobre almohadas conozcan el presente diario que entiende el sentir de esos pensamientos destrozados.   Deja que las sinfonías que has dejado en los pentagramas de la soledad de tus horas dejen de ser esas notas vacías...

En el azar de tus jornadas abra crepúsculos en que el inesperado abatimiento se deslizara por la vertiente de las horas desgranadas con sus grises miradas, dejando sin rumbo cada recuerdo amasado en los atardeceres del sentir, olvidando los versos de un poema amado escuchando las inconscientes voces de un pensamiento derrotado.   Extenuado caminas por calles sin nombre, subirás escaleras...

En el claro oscuro del amanecer te acicalas en el viento enlutando las horas que han muerto, los gestos de tu rostro con la anorexia acostumbrada dan la bienvenida a las cerradas nieblas de los pensamientos que de regreso traen los recuerdos de tus miedos y en las caricias de tus sueños, cubiertos con el papel donde has tejido las...

Arrastras el secreto de un dolor que no te llega que te destruye con su abrazo surgiendo en los pliegues de tus labios el edén que ansias congelando ese dolor que niegas. Aunque en las noches de tormentas y relámpagos en su destello tu secreto surge con su sonrisa que iere dejando en tus gestos el hiriente latigazo de la muerte de ese sueño que...

Nuestros corazones han hablado en el silencio de su secreto, todo lo ha dicho nada han callado, las miradas bailarinas de nuestros ojos han certificado sus palabras, los abrazos y caricias son la firma fiel de ese “Te Amo” que en público mostramos, y en secreto guardamos.   Lo que un día fue un simple sueño hoy es una realidad, aunque para llegar a...

Nos amamos… como amantes, como amigos, como hermanos. Nos amamos… en la sombra, en la distancia, en el silencio, en la soledad. Nos amamos… con locura de pasión cuando nos buscamos en nosotros mismos abiertamente en el secreto de nuestro corazón. Nos amamos… con gestos y palabras y cuando hablamos de amor nos odiamos en ese infinito del engaño. Nos amamos… el verdadero amor es tan trágico que se pasa...

Leo en tu mirada la sutil cautela de esos miedos tuyos que roen las dudas creando desasosiegos y en tus labios el escalofrió se escenifica ante el inconsciente deseo de mis dedos por acariciar torpemente con delicada dulzura los valles de tu cuerpo desde el acantilado de un delirio donde mi perfil brilla con los rayos de una pasión que los...

En el firmamento helado y sin halo de estrellas las displicentes verdades alejadas reflejan su enigma sin resolver y nosotros, frágiles criaturas del destino nos perdemos en el infinito de esa noche sin túnica.   Las lagrimas veladas de nuestros ojos miran como se aleja nuestra historia en ese cielo sin día, ni noche llevándose la...

En la noche de luna muerta persigues ese sueño tuyo donde la tierra es polvo y el corazón piedra. En tus manos de hielo muestras con alicaída pasión, tus verdades perdidas y tus tormentosa sufridos en los soles de un verano frió, sintiendo como las polvorientas palpitaciones, de viejos recuerdos, rompen el pensamiento en pequeños fragmentos por el...