De gris plúmbico pinta el cielo la inquieta gaviota con su vuelo aventurero sobre un mar encrespado que reniega del viento y de la noche renegrid tras el grito de un equívoco de la insigne gaviota.   Pippo Bunorrotri. https://youtu.be/VWPFtGtc2mQ  ...

En la UCI, ese espacio donde el tiempo y la vida juegan al escondite bailando con sus sombras, mientras los segundos cuentan las horas de unas bata blancas que restañan sueños, que son quebrantos en el instante en que el minuto se extravía en el recuerdo hiendo de la mano del olvido.   Las batas blancas son como palomas que todo el...

DEPRESIÓN Desde nos se sabe dónde, ella llega Empezando las pesadillas en el tiempo Pasas paginas en el calendario Resumiendo el día En un segundo de amargura Sintiendo que la vida es un calvario Intentando recordarte en el mañana Observando como el eco de tu voz es un lamento No queriendo esa vida tuya.     Pippo...

IRONÍA Ignorancia fingida que disimula la Retorica de una realidad sin explicaciones, Ocurrencia de la paradoja de la vida Negando verdaderas inquietudes Intensificando el drama con un sonrisa, que Ameniza la tristeza de la de nuestro tiempo.     Pippo Bunorrotri.       https://youtu.be/nm2BY3Os7kk...

Escribiendo esta ella encorvada y con pena unos versos sueltos para ese amor que una noche le engaño, saliendo furtivo como un ladran de la sierra después de cobrarse el placer que reclamaba.   En esos versos sin rima de amor no hablan, solo cuentan la penurias del engaño, de los llantos y las lagrimas, por un amor que ilusión un día ilumino su...

En la senda de las dudas camina el vago futuro, despacio y pensativo, se acerca a ese día en que se divide en dos titubeos acrisolados… hoy está en esa nube que la mirada dibuja que la mente escudriña… hoy está en esa montaña contemplando esa flor que vigila al sol sin preguntarle porque lo mira.   En el murmullo...

Pasean los minutos en la cálida arena del circo romano, de la húmeda mano de los rígidos segundos subidos en la cuadriga de las inquietas horas en el circo oval de los días de nuestra leve vida, corriendo alrededor de la espina, donde los recuerdos se exponen como obeliscos, estatuas y ornamentos del extravió.   En las gradas del circo la arrogante...

Hubo un día que me atreví a despeñarme por el acantilado del vacío… del silencio de la nada… ese día en que la noche y el día no tienen línea definida, solo es una nube sin forma que transita en la oscuridad que te conduce como una sombra, ese día en el que solo estas tu con la irrealidad de lo que has sido.   La...

Te amo como se ama, a ese sueño que llena el despertar de tus días, a contracorriente y sin tiempo… con los gemidos de la pasión, con las caricias de los susurros, con el vértigo del deseo… ese que nace en la inocencia de nuestras miradas mientras nos desnudamos.   Te ame ayer, te amo hoy por si mañana solo...

En el fértil jardín de la mente día tras día siembras, preocupaciones, ansiedades, nostalgias del pasado, realidades de un presente, ilusiones de un futuro que pintas en tus sueños con los miedos que contaminan y alimentan las dudas de esos días que azuzan los recuerdos.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/WN0J4L23KkQ...

Preso en la soledad de ese tiempo en el que te vistes con el palio de la tristeza caminas encorvado sobre las dunas de tu silencio, hundiendo los tobillos en la arena transparente de tus miserias, siendo un espejo esperpéntico que refleja la desnudez, incontestable y vulnerable, que mira el futuro buscando el “roquete” y la “dalmática" que cubran los pliegues de...

A veces amanece sin ganas; como los amaneceres de este loco poeta que últimamente se han vuelto dispersos en el firmamento boreal de su mente, mientras observa como alguno de ellos vuelan con pena pidiendo perdón al sol, al viento y al tiempo.   Las estrellas boreales de su firmamento se mueven con el silencio del viento mientras interpreta el alegro andante del sentido de...

“Llegas al final de tu camino y miras hacia atrás preguntándote: ¿Si el camino que has seguido ha sido el más adecuado? No sé si será el más acertado, pero seguro que ha sido el más adecuado; sino no estarías haciéndote esa pregunta.”   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/Rgr3Oz4znuk...

Ha nacido el día entre gris plomo y agua marina sobre un mar apagado, sobre una ciudad inquieta, cargado de tristeza y el aleteo de las gaviotas dibujan figuras acá y allá entreteniendo el tiempo del día.   Así anda mi mente de acá para allá, de allá para acá, esperando a esa hora que entretenga mi tiempo, ese...

Tengo ganas de acariciar las olas de este mar Mediterráneo con sus vientos, Levanté y Poniente que tantas tardes me ha susurrado lo que siento, pero estos días pocas ganas tengo de gritarle a ese viento de Levanté, que me habla y no le entiendo. Puede que no sea el viento quien hable en silencio, más bien...

Escucho el eco de tu zapato jandareño en el horizonte encrespado de mis tímpanos, intentando adivinar ese matiz que lo haga diferente a los demás, donde la sorpresa sea el asombro de ese acierto que llevas buscando en el tiempo, robándose-lo al sueño, sabiendo donde entras pero desconociendo como saldrás.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/0pTr0zizDA8...

Los gritos de los días se hacen lentos y pesados, mientras los aullidos de las horas prosiguen sus llantos y los susurros de los segundos marcan los recuerdos de un ayer que fue próximo en el hoy, esperando que la espera en el olvido nunca cupiera.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/wiCCsik0KqY...

Quiero despertarme amonado en tu mirada y caminar por la senda de tu sonrisa dividida, eso es lo que quiero a partir de ahora, que un nuevo sol caliente la arena de nuestras pisadas desgastadas.   Quiero levantarme en el amanecer del hoy que es un mañana en el ayer desgastado con mi energía consumida lentamente en las horas fatigadas de una nueva...

  Tantos años escuchando el eco del estruendo, el sonido de la melodía, del campanario de esa vida donde los sueños volaban, donde las palabras rotas el viento llevaba, donde las confundidas miradas se perdían en la penumbra de la memoria, donde te equivocabas restando importancia a lo importante que transitaba por la calle siguiendo un sueño, porque crees que nada...

Cuando la luz de la vida se disipa en un suspiro fluctuando en el viento de una sala de formol donde verdes mariposas caminan con destreza y mesura contenida, sobre los segundos de una vida que suspira por seguir soñando, aunque sea entre sollozos. Son las guardianas de ese tiempo tuyo que transita en las dudas mientras ordenas ese desaguisado que...

Vivo el ahora paladeando el presente sin preocuparme el futuro, sin importarme el pasado, en el encuentro la virtud y la enseñanza que necesito para disfrutar de la vida.   El mundo se ha cobrado su precio emotivo e incorpóreo de esta vida mía y  he dicho basta, prefiero disfrutar de la emoción del momento, del instante imperfecto, y dejar lo...

En el viento de la noche caminan los sueños de dos enamorados que miran al cielo buscando esa estrella que firme su sino.   En el viento de la noche los versos de un poeta llevan las estrofas de un poema sin fecha posándose en la azotea de una ciudad que adormece su descanso.   Enamorados y poeta agazapados esperan tras la...

Cuando besas te confiesas cambiando miedos por ilusiones, con la moneda de las promesas en los labios que besas.   Las dudas desgastas arañando los remordimientos en la espera que esperas mientras mordisqueas el deseo de una ilusión de ese instante eterno.   Te estremeces con el calor de ese beso que transforma el miedo en duende, haciendo que otros besos sigan la senda del primero para...

La soledad es cosa nuestra, cada uno tiene la suya en ese desierto sin olivos donde nos retiramos a lamer las heridas que el mundo nos deja.   En el ayer del hoy donde ha brotado esta sociedad centelleante, en la que el mañana es el minuto del instante, donde sus Druitas cortejan la soledad imponiendo la suya.   En estos...

Es un día de otoño donde la memoria se viste de gris plomo para visitar el palacio de la añoranza, donde pienso y lloro.   Vaga el pensamiento por las tierras baldías de la conciencia lamentando el azar del ayer vivido sintiendo como un puñal rasga lento este día de tormento.   Un ejército de enanos, viciosos, se desliza por mi frente con...

Era un chico de barrio, uno de tantos que corría con tirantes, bombachos y alpargatas de esparto, mientras soñaba ser un señor virtuoso del hacer diario.   El reloj ha dado cientos de vueltas en su perfecta esfera y ahora soy un señor que se pelea con las horas del día encadenado a su virtuosismo, que no...

Vosotros, poetas de otro tiempo que sois lapidas en el cementerio para ese tiempo del recuerdo, con vuestra poesía me enseñasteis que escribir es una aventura, una experiencia del deseo de hacer felices a los que leen para mitigar sus devaneos relativizando el presente por el que caminan, convirtiendo sus horas en felices vuelos de golondrina oteando el...

Ante el blanco desierto de un folio dejo que el potro inquieto, que llevo dentro, galopee por sus dunas escribiendo lo que siento sin permiso de la razón.   Al ver los surcos que deja pienso en mi memoria, ese camelio lleno de capullos que son recuerdos de esos días de nostalgia.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/odYiFYaq6pk...

Persigo la estela de tu rostro, como quien persigue en el bosque  mariposas de colores raros, para atraparlas con mis manos y volar con ellas sobre la senda de tu camino.   Intento huir de mi destino, pero desisto, porque me da miedo que en esa huida no encuentre tu rostro  el que da sentido a mi vida.   Qué difícil...

Tres veces dije “Te Quiero” porque era lo que sentía en ese momento que era sincero. Tres veces lo negué por no querer admitir el fracaso de la amargura de ese “Te Quiero”.   Tres excusas puse para la huida del tormento que quema, que te consume viviendo una mentira.   Tres perdones sin arrepentimiento porque de los tres aprendí que...

Todos odian la mentira porque les hace esclavos del engaño.   Todos quieren el poder del engaño porque creen que les hace libres de la verdad que hiere y mata.   Cuando en realidad esta te hace más libre para mostrar esa realidad tuya.   La mentira es una cortesana tirana, egoísta, hipócrita y remilgada, que ahoga tu encanto.   El atajo es su...

El aullido turbado de la calle no distrae el punto de fuga de mi entusiasta mirada al ver tu esbelta figura contonearse, como una bailarina  en un rayo de sol.   Por un momento, mi mente reproduce instantes de pasión recorriendo tus largas piernas hasta tu recortada cintura donde me sonríe tu boca de mujer enloquecedora y mis...

Ya la primavera jubilosa ha llegado pinta los amaneceres de un invierno que es recuerdo del olvido.   Ya escuchó el trinar de los pájaros en mi ventana y el murmullo de los grillos en mi jardín.   Los días son largos pasos donde la tristeza se ahoga y la amargura añora el verano, donde las discusiones son largas charlas coloquiales que fluyen  en...

  Encogido esta el recuerdo dentro de tu corazón tiritando de frío esperando impaciente que las letras de tu nombre mi boca pronuncien y mis versos expongan tu pena.   Sin embargo; nunca ocurrirá, porque el deseo y la pasión que en el pasado hubo se han quemado convirtiéndose en la ceniza del polvo de un camino, que ya he andado, donde...

En el tiempo de los años peregrina el tiempo con el paso de la horas escribiendo versos en la solapa de los minutos, de unos instantes donde el silencio se escucha.   A veces en esa soledad que el poeta interpreta, en las estrofas de sus versos, el tiempo bosteza consumiendo la llama de un fuego que se...

La tristeza, esa línea recta que traza la monotonía cambiante de la caja negra de la mente donde todo es pesado y su día es plomizo.   Las sensaciones dialogan sin acuerdo, con palabras sordas en el senado de la razón donde la luz de vez en cuando se enciende.   La tristeza, es ese estado donde la felicidad solo es...

Se acerca la hora de ese tiempo en que las flores sus pétalos cierran formando un capullo sobre su tallo que se inclina por un día que termina, y sus perfumees se pierden en la melancolía de la noche que se acerca de la mano de la luna.   Las campanas del campanario estremecen con el badajo el ultimo adiós sonoro de un amanecer que...

La tarde pasa  el sol se retira y sentado a la orilla de mi mar querido contemplo el anaranjado atardecer que se despide, siento la suave brisa de tu recuerdo que refresca mi rostro derrotado, mi alma, mi corazón deprimidos, escuchando la melodía del “te quiero” de mi amor traicionado.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/CWRwteULL8I  ...

Cuando me muera llegaran los halagos los elogios, los aplausos y el panegírico que resuma mi vida en el incienso del instante de la despedida.   Dirán: “era el poeta del susurro y del silencio” y mi recuerdo brillara sin conciencia.   Pasara el tiempo y los que en la despedida aplaudían con alabanzas no recordaran quien fui, ni tan siquiera mi nombre, pero es posible que le...

Yo te ofrezco Valentina, dulce niña de mis ojos estos versos, de poeta silencioso que tu inspiras con tus movimientos alocados, con tus balbuceos inesperados y con tu sonrisa inquieta.   Si las rimas de mis versos alcanzan tiempos lejanos, te harán soñar un día con este alma de poeta loco que suspira por una caricia tuya que...

Ven a mí, tierno infante de cuna a mi pecho amoroso de timorato abuelo, esconde tus penas en mis suspiros y tus tristezas en la fuente de mis lagrimas.   Hunde la tierna mirada de tus ojos bulliciosos en mi mirada de añoso cansado de mirar en el horizonte lo que la vida deja.   Cuando el calor de tu delicado cuerpo acaricia...

  Clamo a la ventura de la existencia que su tiempo confundido se detenga y postrado de rodillas imploro desde el oscuro abismo donde nos hemos refugiado, que el horizonte borrascoso de este mundo de voracidad se hunda en el vació de la nada.   En invierno el sol se esconde tras las nubes dejando amaneceres en...

Te adoro con locura,  como adoro a la naturaleza que nace libre y espontanea en medio del caos de la nada, sin prejuicios ni engaños. ¡oh mi amada señora!   Te adoro en el secreto de mi debilidad por tus silencios medidos, por tus palabras sentidas, por tus sonrisas sinceras.    Te amo tanto, tanto que no se...

Tañen las campanas sus lamentos llamando al perdón de su arrepentimiento el domingo de resurrección.   Salen los cofrades arrastrando su pena, pues ya la semana de pasión congela los llantos e su recogimiento en el susurro de sus trompetas.   Los tambores se callan las prisas se vuelve lentas, la nectarina envuelve las túnicas y los pasos se retiran a sus...

Por las viejas callejuelas de Gerona, esa ciudad de nobles y señores donde inclina la cabeza los sirvientes escondiendo su orgullo de noble aldeano, que en tiempos pasados sus piedras exhibían su nobleza, hoy corren sombras retando a esa libertad que otros no le dejan, lo mismo que un ladrón a su destino.   Es una estéril...

Amor y odio caminan de la mano en este mundo esquizofrénico que comienza compartiendo y termina en el amargo dolor del adiós de una huida.   Cuando un te quiero se confunde con un “porque lo digo yo” “porque soy tu dueño”, olvidándote que en el amor reside el recuerdo.   Con el amor aprendes que la vida tiene ese sentido...

Durante años he caminado en los silencios de mis miedos, de los acechan-tes complejos que ha convertido mi existencia en una oscura celda de monasterio Cisterciense.   Cada uno anda su destino con pasos largos o cortos, decididos o dubitativos, y por mucho que te empeñes en dejar tus huellas marcadas, estas, en el temor del tiempo...

El sonido del caño de agua escribe el pentagrama de su sinfonía en el vaso de la fuente donde deposita su beso, mientras las pinceladas de jazmín pintan el patio de verde esmeralda.   La brisa me trae su aroma inundando mi alma de añoranza.   En mi memoria se esculpen imágenes de un viejo recuerdo que huele a nuevo.   Huele a...

Cuantas cosas, la tinta de tú tintero emborrono de negro momentos, instantes de mi existencia.     Con la pluma de mis dedos y la tinta de tú tintero escribí en ese diario que los dos abrimos cuando apareciste en el rayo de la luna de aquel verano que empezaba a florecer en la pubertad de unos adolescentes curiosos y alocados.     Cuantas miradas...

Mi amada desnuda ante mis ojos dibuja una sonrisa disimulada,  conociendo mis gustos deja que la mirara sin pudor y encantada, para que en el lienzo de la memoria pintara su deseo de ser amada.   Su suspiro me lanzo como flecha dorada de cupido alborotado, arrebatando el éxtasis de mi amor adormecido mientras su gozo sonreía de pasión.   Sus brazos,...

Cuando el recuerdo no duele me digo a mismo que se fue en el viento, que ya es olvido.   Sé que en ese olvido queda una lapida de granito cincelada con el epitafio del recuerdo muerto.   Aquí seguimos escribiendo recuerdos que engendran una vida y dolor en el cementerio.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/ydKwY0tqAXQ...

La belleza, esa palabra etérea que mil ojos la miran definiéndola de distinta manera que llena sueños de noches inquietas.   Ella se exhibe como es-finge de diosa y en su balanceo reside esa gracia imperfecta que el poeta define como musa de su poesía.   Es una gran incomprendida a la que todos admiran siendo una realidad en el espejo de quien la...

El mar es ese gran espejo donde se reflejan los miedos y las ilusiones, y pasiones las olas las envuelven llevándolas hasta el filo del amargo abismo del deseo, ese que busca un sueño.   En él te zambulles borrando el reflejo de esos miedos que refleja, notando como sus olas acarician tu piel mientras tu ansiedad quedarse dormido en...

“Llegas al final de tu camino y miras hacia atrás preguntándote: ¿Si el camino que has seguido ha sido el más adecuado? No sé si será el más acertado, pero seguro que ha sido el más adecuado; sino no estarías haciéndote esa pregunta.”     Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/wwtXUa7pNRA...

Nació una noche cualquiera de una estación cualquiera en el tiempo que pasaba en una estrella voladora, bajo un olivo de verdes hojas y negros frutos.   Su cama fue un pesebre de troncos de madera con nudos y cortezas astilladas, con colcho de paja que picaba y almohada de hierba seca que cosquillase hacia en las orejas, cubierto...

Que el destino lleve, a esta mi persona de espíritu quejoso e inquieto a pie de ese acantilado donde divise la línea de su horizonte, para escribir la prosa de su vida en verso, esa que deja huellas inalterables  en los momentos de los recuerdos, aquellos en que leía libros que son los...

En el museo de la vida contemplamos su naturaleza en la crónica de su memoria, la mirada del hombre recorre sus calles, con pasos indiferentes, con súbitos rostros, con ojos familiares, con palabras impulsivas en el misterio de sus salas.   Los largos y puntillosos ecos de sus sigilos amartillados, se confunden en su penumbra con el murmullo furtivo de...