Las sentidas palabras. Las humildes palabras. Las palabras humilladas. Las palabras vertidas. Palabras de políticos que esconden verdades, mentiras y misterios.   Las consentidas palabras se pierden hundiéndose en el abismo de la nada, como las monedas que arrojaste en la fuente desde la escalera de la ilusión pidiendo un deseo que solo tu silencio conoce.   Tu político de palabras meditadas te...

Me llevaras… en tu corazón como pluma de águila conquistada.   Me llevaras… en ese alma tuya que susurra mi nombre en el silencio de tus soledades…   seré la semilla en el campo donde crecen las raíces de un árbol que cobija tus confesiones.   Me llevaras… a ver el mar tú que naciste en la cucamonas de las olas…   de ese mar que te sonríe...

El soniquete de las olas del mar batiendo sobre la blanca arena apaciguan el pesar del espíritu errante que deambula en el conflicto de la vacilación, ese día de soledades en que tus labios están secos por el tiempo y los abrazos se han ido en la brisa de un otoño.   Eres consciente, que el amor sabe de...

Hubo un día, no muy lejano, que en su enamoramiento el sol se oscureció y en ese abismo de profunda negrura el sonido del mar, se perdió; el trinar de los pájaros, mudo se volvió, las sonrisas bélicas son formas glaciales y el silencio de ese crepúsculo, con su manto cubre mis palabras convirtiéndome en un alma sin abrazos, en un dios...

Han pasado años troquelados en las efemérides de mi vida en ellas crónicas se han escrito y mi pequeño fantasma silencioso ha salido a pasear por la senda de la memoria, llevándome  a esa ciudad manceba de mi recién estrenada andadura por los añosos lugares de una semblanza desconocida, y esa ciudad… fue la primera, quizás,...

En el tiempo indefinido de ese instante perenne en la memoria sin esquinas donde las sombras de esa sutil ignorancia se pasean por el vacío del cero, donde la esfera de nácar que cuenta sus latidos es una pálida luna sin escena.   Ese indigente instante que la ternura acuna, desnudo de mascaras sin rostro, sin miradas, de otro tiempo donde la...

Mimo tus labios con sigilosos besos en el silencio de tu sueño y en el quebrando enredó de mi soledad anhelo besar tus labios; por amor, por sorpresa, por sonrisas, por risas, por cumplidos, por complicidades, por perdones, por arrepentimientos, por promesas…, porque si… y porque no… mis labios dejan su huella en tu desnuda boca mientras nuestras miradas sueñan en consagrar ese instante del  momento… en que unos labios unas...

El tiempo, es ese nómada que sus pies arrastra en el desierto del cosmos mostrando la cadencia de los días, la fatiga de las horas, el compas de los minutos y la armonía de los segundos, manifestando voluntades que ralentizan o aceleran el sino de un mundo en el que el tiempo se detiene en la oquedad para...

  Tú palpitación, ese reflejo de tu alma, me acompaño en ese viaje mio al oscuro vacio en busca de la ausencia del desierto de un sueño.   Cuando descendía por ese abismo del los habernos el toque de tus dedos ilumino de repente una puerta abierta al arco iris del edén de las sonrisas esperanzadas, de las alegrías y de los murmullos de sucesos y...

En el laberinto de noches sin sueño un silencio reservado con brisa templada te ayuda a encontrar ese pensamiento escondido en los arbustos del barranco de la sospecha, donde el apodíctico cuestiona el sentir del alma mutilada en el devenir de las horas muertas y el misterio que la oscuridad envuelve en su enfaldo se vislumbra en el reflejo mudo del tímido titubeo del...

Exhausta vaga por la mente la memoria en el velo del pasado, con sus tenaces rectificaciones y errores, deslizándose por el caos de la melancolía de un verso sin métrica ni melodía.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/8UXlf_ZMb8E...

Te has suspendido en el fino dosel de mis pensamientos desflecando cada encaje de mis sensaciones en el cuadrilongo de mi conciencia. Las suspicacias tamizaran alusiones y conveniencias, las menciones guardan silencio a la espera de ese rayo de luz que acaricié y arrulle sin espavientos abriendo el portón del amor.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/gEBLWE-_GSw...

Un tenue grito une la desnudez de nuestros cuerpos y el alma empapada de alegría y sentimiento.   En la áurea de nuestros rostros flota la sombra de los pensamientos.   Mágico momento de ternura y delicadeza entre dos almas que se aman y brillan como un zafiro en la dicha.   Pippo Buborrotri.   https://youtu.be/LUp2u9wI1fY...

Ese extraviado que sale de su país, de su casa, de su vida cotidiana, de su indiferente desahogo porque tiene miedo de una vida sin oportunidad. Entonces en el día encapotado de dudas y recelos, decide cambia; país, casa, familia, vida, por costumbres, idioma, carreras, empujones espejos y reflejos.   Dándose cuenta, la desventura, que con sudor, lagrimas y...

Escribir los versos sueltos que nacen en el imperio del ingenio de tu conciencia, vagando por tu mente intentando encontrar el pareado de la estrofa reviviendo un momento compartido, al menos en la evocación, con palabras sentidas y emociones encontradas que te hacen dichoso aunque muestre tu egoísmo cuando el verso es un simple poema.   Pippo Bunorrotri   https://youtu.be/8mVfVaqGZnQ...

Eres semilla perdida en el barbecho campo de este mundo engalanado de políticos aseados que acicalan sus palabras en el ornamento de su día.   Eres semilla perdida que se criba en los gruñidos de una sociedad sin silencios y oscuras soledades.   Eres una semilla perdida Tú!, poeta de esta época, de esta vida de abismos donde las semillas se ahogan en...

En la torpeza de la alborada, tras el ayuno obligado del sueño de la noche, el dulce alimento de mi musa acaricia la mente impulsando los latidos de este moribundo corazón.   Siento como la emoción se acuna en mi alma pero también percibo como el tiempo que vivo se ha estancado en la estrofa de un verso inacabado en esos...

La mirada se pierde en los campos plagados de hojas arrugadas y vainas envejecidas tras la cruzada de galernas y vendavales, de lluviosos amaneceres.   Ese otoño mohíno donde los erizos rizos abren sus vientres mostrándonos a sus hijos las rollizas castañas.   Ese otoño donde el viento levanta la estriada hojarasca de esos árboles cansados, en un vaivén donde giran y...

Dos cuerpos desnudan, bajo el reflejo del firmamento estrellado, los hábitos de su día, inquietos a sus pies caen, como hojas de un otoño fatigado, arrugados y lacios mientras sus manos acarician el deseo y sus sufridos besos se derriten lentamente en la espera, tras los bocados de su pasión en la enérgica pelea cuerpo a cuerpo, de abrazos censurados, de veladas...

Atrás quedan los sueños de una piel estirada en el terso de los días, ahora en el ocaso del sino de la existencia miras sus pliegues contando sus penas en la piel agrietada por las curvas de una vida, en esa cara arrugada enmarcada por el tiempo de las nostalgias de sus recuerdos perdidos en la memoria.   Esas manos...

No encuentro horas en ese tiempo que necesito para volver al momento donde nunca estuve, ese punto indefinido del espacio profundo donde la oscuridad es la luz y la alegría, es la espera del miedo.   En esa calma de la tensa espera destierras los recuerdos y te disfrazas de noche para engañar al espejo que refleja tu vida y el...

Sutiles sensaciones siento cuando encandilado miro como los rayos de sol destellan en las ajadas hojas cerosas del marchito jardín, las caricias del corazón me trasladan a los recuerdos de una infancia donde el viento susurraba la fantasía de un día que el tiempo ha transformado en sutiles sensaciones.   Pippo Bunorrotri.   https://youtu.be/t486sKLNgtQ...

Mientras caminas por las calles desiguales de un mundo que yace en el sosiego del enredó y a la sombra de la historia del recuerdo donde la ciega guerra llenaba cunetas de muertos en las que han crecido hierbajos y flores silvestres en los montículos de tierra que cubren rotos sueños que el tiempo ha acariciado esculpiendo el...

El tiempo de ese momento en que escribo las estrofas de unos versos que no elijo, de la mente sale una idea con su esbozo de noción, como golondrinas de su nido, -de golpe y alborotada- que sin presentarse libres e inocentes surgen en el universo de la mente y en la línea de su...

Te fuiste en las horas de una tarde cualquiera, en el anuncio de un suspiro y su frió viento cristalizo la lagrima que paseaba por el pálido jardín de tu otoñal rostro.   Dejaste evocaciones quebrando corazones desamparados ante la indiferencia de un mundo repudiado…   la ambigüedad, el enredo que tanto deplorabas llenan de sombras las horas de los días…   solo tu memoria,...

El verano pierde su ardentía cuando Octubre, el mes de la penumbra cambia de tamaño las sombras del día llenando de largas melancolías, los atardeceres, conmoviéndonos con sus auroras de sus tintes; marrones, rojizos, ocres, morados.   Sus sombras patinan en la penumbra de su luz donde el viento juega con la espesura de una arboleda, sosteniendo sus hojas en el suspense de un suspiro de la merced del viento, que en...

Cabalgan los latidos de un corazón que se desvanece en el otoño de un calendario extenuado, que al volver la vista asoma el sol en el fatigoso horizonte, languideciendo en el recuerdo.   Ella, es ese atardecer plomizo abrumada de evocaciones se vuelve hacia su reflejo buscando la voz de su mirada…   porque no puede sentir la brisa de ese beso prendido en su...

Tú! Otoño de contrariedades que siempre sabes como disimular esa cara tuya de colores consumidos por un verano descuidado.   Sabes cómo pasmar al cálido calor de tu imagen en los ecos perfilados de ese silencio tuyo de lento y reposado absorto caminar.   Aunque la memoria sea vaga en los indolentes recuerdos de tu día agostado, de hojas caídas, como suspiros del...

Tersa dulzura, era la suya cuando en el despertar de su fabula, se levantaba del lecho en que soñaba; con viento y brisas, con olas, espuma, arena de playas y aromas embalsamados en un cuerpo de cristal.   Sus dedos pasean por su piel rociada por el deseo, dibujando en las curvas de sus pliegues ese beso que se poso en sus...

CAPÍTULO VI     «Muchas veces hemos constatado como nuestra impresión nos dice el camino correcto y sin embargo dudamos de lo sutil, de la esencia del día a día, por eso necesitamos, y buscamos, un espacio de tiempo que nos permita comprobar esa sensación, luego de ese...

Has llegado a esa edad en la que no tienes exigencias pero si requisitos y condiciones, las primeras se han quemado en la edad del camino, las segundas, ahora primeras, con desgana usas en ese calendario de números cansados.   En esa edad de instantes, de lento tiempo en el reloj de arena, no pides mucho solo replicas con tu...